lunes, 19 de septiembre de 2016

Gatchaman en Top Cow


 Esta entrada está escrita por Matthew Flamen, autor del blog ¡Arrepientete, Arlequín!, en intercambio por mi entrada sobre Castillo de Falkenstein en su blog. Comando G es un cómic que sólo leí por ser él quien me lo recomendaba, y aún así con cierta renuencia, y que terminé disfrutando mucho, así que comparto plenamente su opinión sobre él.
Y ahora me están entrando ganas de releerlo...




Gatchaman [1] es una conocida serie de animación japonesa, obra del estudio Tatsunoko, que tiene 105 episodios emitidos entre 1972 y 1974. La serie es conocida en Occidente gracias al éxito de sus versiones La batalla de los planetas, más conocido en nuestro país como Comando G, y Fuerza G. En la época en la que llego a occidente, 1978, no era habitual limitarse a traducir/doblar las series japonesas así que se añadieron escenas, se recortaron muchas más y se elimino cualquier referencia a la cultura japonesa para dar como resultado La batalla de los planetas. Se puede decir que en Estados unidos nunca ha sido habitual traducir series extranjeras, como muestran la conversión de las series de Super Sentai [2] en series de Power Rangers, el remake que realizaron de Abre los ojos o las abracadabrantes versiones de series británicas entre otras. Un caso similar al de Gatchaman es el de Macross que, junto a otras dos series con las que no tenía ninguna relación, se convirtió en Robotech. Gatchaman y sus secuelas recibieron nuevas versiones occidentales, con más o menos cambios, como puede verse en el artículo de Wikipedia enlazado anteriormente. Aquellos interesados principalmente en la emisión en España pueden encontrar una descripción más breve en el siguiente artículo [3].

Para este artículo es suficiente con saber que la popularidad de la serie hizo que Top Cow [4] decidiera adquirir la licencia para publicar cómics basados en ella en 2002, aprovechando la disponibilidad de Alex Ross a dibujar portadas y hacer diseños de personajes al ser un fan de la serie. Se publicaron varias miniseries y especiales, pero este artículo está dedicado principalmente a la serie central de doce números que contó con el guión de Munier Sharrieff y los dibujos de Wilson Tortosa.

Top Cow es uno de los estudios originales de Image, creado por Marc Silvestri para publicar su Cyberforce, y conocido principalmente por Witchblade y The Darkness. El estudio cuenta con su propio universo superheroico compartido, en el que se incluyen las tres series mencionadas, pero también publican series de otros géneros como The Tithe o Think Tank.

Gatchaman es una serie de superhéroes donde cinco jovenes ninjas se enfrentan a un imperio alienígena que quiere robar los recursos naturales de la Tierra. Es también una gran influencia en las series de Super Sentai, que son probablemente las series más conocidas de superhéroes japoneses. Al ser una serie japonesa tiene unas influencias y una estética distintas a las series occidentales, pero sus convenciones de género hacen que esté más cerca de X-men que de Gundam o Ge ge no Kitaro. El cómic analizado tiene una historia simple, pero es una pequeña joya del género por la habilidad con que utiliza elementos ya conocidos para crear una historia absorbente, y muy entretenida.

Battle of the Planets. Munier Sharrieff/Wilson Tortosa. Miniserie de 12 números.

No es necesario tener ningún conocimiento previo de Gatchaman para disfrutar este cómic, como muestra mi propia experiencia.

Se publicó un especial en la revista Wizard de catorce páginas, que describe la infancia de los protagonistas, para publicitar la serie. La serie regular empezó de forma optimista como una serie abierta, contando entre sus planes con la publicación de números especiales, pero las ventas hicieron que en el número 8 apareciera por primera vez la frase “número X de una maxiserie de 12 números”. Los dos especiales que ya habían sido terminados, o estaban muy cerca de estarlo cuando se tomó la decisión de cancelar la serie, fueron publicados. Se ofreció en Previews una miniserie de dos números, G-Force Endgame, en 2005, que ataría los cabos sueltos de la serie, pero los pedidos por parte de las tiendas fueron tan bajos que su publicación fue cancelada.

La serie utiliza como trasfondo una mezcla de la ambientación de Gatchaman y la de La batalla de los planetas. Los personajes utilizan los nombres más conocidos para los espectadores occidentales pero el ambiente es mucho más cercano al de la serie original. Uno de los rasgos que lo muestra más claramente es la violencia de la historia. Aunque esta violencia no es especialmente gráfica, las muertes de civiles y miembros de Espectra son muy habituales. En esta versión los cuerpos de los protagonistas han sido reconstruidos con una amplia variedad de ciberimplantes.

Tras la publicación de los ocho primeros números se publico Battle of the planets – Battlebook, una biblia de la serie que incluye, además de numerosas ilustraciones, breves textos que describen el escenario en el que transcurre la serie.

Señora presidenta, desde su creación la Alianza Unida Global (AUG), y dentro de ella la Organización Científica Internacional (OCI), se han dedicado a resolver los graves problemas que afectan a todo nuestro planeta; la eliminación de la contaminación, el avance de la investigación científica y tecnológica por el bien de la humanidad y de nuestros ecosistemas, la erradicación de la enfermedad y el hambre y, de una importancia primordial para mi cargo, la protección de la seguridad de nuestra organización y la de la población del planeta. Es esta última cuestión la que hace que me dirija a usted. Como ya sabe, ha habido un incremento considerable en el número de ataques no explicados en diversos puntos del globo. El ataque en Central West por parte de la máquina a la que hemos denominado la Tortuga de Hierro es claramente el mayor y más mortífero hasta ahora, pero sé que no será el último.”

Battle of the planets – Battlebook, p4

Al principio creé al Comando G como una forma de proporcionar una seguridad adicional a la información más sensible. Aunque la mayor parte de nuestro planeta está en paz, participé en la guerras contra el Frente de la República del Caos, y tuve la oportunidad de acceder a una gran cantidad de información desconocida para muchos. Sabia que todavía había rebeldes, naciones irresponsables y aquellos dispuestos a robar nuestra tecnología en busca del beneficio propio. El Comando G debía ayudar a evitar robos y encontrar cualquier tecnología que lograsen extraer de nuestros laboratorios.

Escogí jóvenes para empezar el entrenamiento a una edad muy temprana porque son los más adaptables y tienen la mayor capacidad para retener la información que se les proporcione. Además, han tenido diez o más años para adaptarse a los rigores físicos implícitos en el trabajo. Esto incluye la severa disciplina física y mental y la implantación de diversos instrumentos Cerebonicos en sus cuerpos.”

Battle of the planets – Battlebook, p7

Es simple, señora presidenta, no estamos solos en el universo. Creo que una especie de un planeta hostil conocido como Espectra ha invadido en secreto la Tierra. Su objetivo definitivo parece ser la conquista completa de nuestro planeta para extraer todos sus recursos naturales y esclavizar a nuestra población.”

Battle of the planets – Battlebook, p5

Tanto en Gatchaman como en esta serie la trama central es bastante simple, basándose en la reacción de los héroes a los planes o ataques de sus adversarios, al menos al principio del anime y en el escaso tiempo que tuvo esta serie. Su interés se encuentra en la ejecución de este planteamiento básico, y en otros elementos de las series. La primera cita refleja un tema, el uso responsable de la tecnología para mejorar la vida de la gente, que es importante en Gatchaman pero es secundario en este cómic. El elementos más importante en este caso es el reflejo de las personalidades de los miembros del equipo, y la tensión a la que se ven sometido por su rol como ninjas. En esta historia los protagonistas realmente merecen ese nombre, ya que su trabajo es espiar, infiltrarse en lugares controlados por sus enemigos y, en los casos en los que sea necesario, matar a sus oponentes. La historia muestra como se enfrentan a sus miedos y a las situaciones extremas a las que les conducen sus misiones.

Irónicamente se puede decir que tres personajes, Mark, Princesa y el jefe Anderson, son tan perfectos que son casi planos. Es entretenido verles actuar, e interactuar con los demás miembros del equipo, pero son tan estables y capaces que tendrían que desmoronarse para poder tener un arco personal. Keyop y Tiny tienen que enfrentarse a sus defectos e inseguridades, lo cual no es un tema original pero siempre puede hacerse algo interesante con ello porque es algo cercano a todos. Jason es el personaje más complejo, ya que su obsesión hacia Espectra, que tiene como origen su deseo de venganza, le hace inestable y falible. Su rivalidad con Mark es muy realista, ya que sus desacuerdos se entrelazan con el respeto y aprecio mutuo que sienten. Aunque la serie podía haber sido coral, y en algunos aspectos se acerca a ello, Mark y Jason son claramente los protagonistas como muestra tanto la superioridad de sus habilidades frentes a las de sus compañeros como el que se les dedicaran los especiales. Se podría decir que el crossover con Witchblade es el tercer especial de la serie, y de acuerdo con el patrón descrito está dedicado principalmente a Princesa que es el tercer personaje más importante. El nombre ridículo de la única mujer del grupo y la jerarquía en habilidades de los personajes son consecuencias de su condición de obra derivada y, aunque afectan a la calidad de la obra, es injusto juzgar a los autores por ello.

Diseños originales

El arte de Tortosa no es realista, sino que inspirado por los diseños originales, a los que logra ser fiel, tiene el carácter expresionista habitual en los seguidores de Tezuka. Como puede verse en las páginas de ejemplo, la acción es fluida y emocionante. El arte tiene también el suficiente detalle para mostrar claramente las emociones y actitud de los personajes mediante su lenguaje corporal y sus expresiones. Del mismo modo, el dibujo de Edwin David en los dos especiales se adapta bien a la estética de la serie y, aunque puede percibirse que es un dibujante diferente con su propio estilo, no rompe con los capítulos anteriores y se mantiene este estilo propio de la serie. La calidad del arte y su adecuación a la historia elevan la calidad de la obra, mostrando lo que puede hacerse con tropos habituales cuando se aprovechan las virtudes del medio.






La narración es descomprimida con solo cuatro historias en doce números. Se puede comparar con el ritmo del anime considerando que los primeros dos números son una adaptación del primer capítulo y los dos siguientes exploran las consecuencias de lo relatado en este primer capítulo. El final abrupto de la serie hizo que terminara con un cliffhanger, pero el examen de las tramas anteriores y una cierta experiencia con el género hace fácil suponer como se hubiera desarrollado esta última trama.



Los dos especiales, cada uno de ellos de 42 páginas, se centran en historias individuales. El especial dedicado a Mark es una historia unitaria cuyas consecuencias se hubieran mostrado en números futuros. El especial dedicado a Jason está dedicado a los motivos de su obsesión con vengarse de Espectra, y es necesario leerlo para entender lo que sucede en los últimos números. En una simetría muy apropiada la historia de Mark empieza con la frase “Se dice que cada persona tiene su propio paraíso. Sin duda este es el mio”, la historia de Jason comienza con la frase “Se dice que cada persona tiene su propio infierno. Sin duda este es el mio.”



Los doce números de la serie regular fueron publicados por planeta, bajo el nombre de Comando G, con La batalla de los planetas en un tamaño menor, en seis números de 48 páginas en el formato mayor de lo habitual utilizado en la línea Ultimate de Marvel. Los especiales no fueron publicados y como resultado es muy fácil malinterpretar varias cosas del último número. Para aquellos que estén interesados se incluye debajo en blanco, siendo necesario solo seleccionar el párrafo para poder leerlo, la nota que debería haber incluido la edición de planeta en la página 43 del último número.

* En el especial Comando-G Jason tuvo que disparar para poner sobre aviso a Anderson y evitar que otro francotirador lo matara. Posteriormente un miembro de Espectra le dijo que su padre había sido asesinado por decidir abandonarles tras trabajar durante años para ellos.

Además de esta serie se publicaron varios especiales y dos miniseries dedicados a los ninjas tecnológicos.

Battle of the Planets. Pinup Book.

18 artistas muestran sus interpretaciones de los personajes.

Alex Ross Battle Of The Planets Artbook

Recopilación de las ilustraciones que realizo para la serie.

Battle of the Planets-Witchblade. Guión: Munier Sharrieff. Dibujo: Christina Chen/Jo Chen.

Número único de 40 páginas. Es una buena historia y lo que muestra sobre Princesa complementa la serie principal aunque no pertenezca a la misma continuidad.





Battle of the Planets-Thundercats. Guión: Munier Sharrieff. Dibujo: Alvin Lee/Rob Ross/Alan Tam.


Número único de 40 páginas. Es la historia a la que se hace referencia en el número 11 de la serie principal.





Thundercats- Battle of the planets. Guión/Dibujo: Kaare Andrews con arte adicional de Udon.

Número único de 40 páginas.






Battle of the Planets, Manga. Guión: David Wohl. Dibujo: Edwin David.

Miniserie de 3 números de 24 páginas en blanco y negro.







Battle of the Planets, Princess. Guión: David Wohl. Dibujo: Wilson Tortosa.

Miniserie de 6 números de 24 páginas en blanco y negro.





Como puede deducirse de mis elogios, recomiendo esta serie a cualquier fan de los superhéroes.

Todas las portadas, incluyendo las numerosas portadas alternativas, pueden verse en el siguiente enlace [5].

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada